En la ciudad de Pergamino, el Presidente Mauricio Macri anunció a los productores la quita de las retenciones a la mayor parte de la producción agropecuaria y una baja gradual para la soja. En esta primera instancia del 5% para la oleaginosa (del 35% al 30%). Con esta medida, el Gobierno espera que ingresen al menos u$s 6.000 millones por liquidación de divisas.

Mauricio Macri en Pergamino

En el acto llevado a cabo en Pergamino participaron el presidente; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; el ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile; del Interior, Rogelio Frigerio, y los senadores de Cambiemos, Carlos Reutemann y Alfredo de Angeli, entre otros asistentes.

Al referirse a esta medida, Macri dijo que “llegó el día; les pedí que aguantasen. Por donde pasaba me decían que estaban mal”; seguidamente afirmó que “juntos vamos a poner en marcha una nueva etapa en la que no hay que plantear más el campo o la industria, o el campo o el país; es el campo y la industria; es el campo y el país”,  subrayando que “sin el campo el país no sale adelante”.

Macri, además informó que “se incrementarán los planes de obras de infraestructura en todo el país”, y les pidió “duplicar la capacidad de producción. Tenemos que dejar de ser el granero del mundo para ser el supermercado del mundo”.

Pero Macri además les advirtió a los productores que “tienen un compromiso que también hay que cumplir y es el de pagar los impuestos, ya que ahora no hay excusas. No quisiera tener que aplicar la ley porque no la están cumpliendo; porque están evadiendo. Voy a ser implacable con quien no cumple la ley”.