Durante los últimos meses, productores de Buenos Aires y La Pampa principalmente, así como también muchos de la región sur de Córdoba y Santa Fe, donde primero las heladas y luego la sequía pegaron fuerte, han tenido serios inconvenientes para hacerse de alfalfa a precio “razonable” y poder incluir esta pastura en la dieta de sus animales de manera regular y con calidades adecuadas. Sigue leyendo