La cosecha de girasol finalizó con un volumen de 3,3 millones de toneladas a nivel nacional, un 32% superior a la acumulada al ciclo previo y un 17% mayor al promedio de los cinco anteriores, informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) en su Panorama Agrícola Semanal (PAS).

????????????????????????????????????

“La ausencia de precipitaciones durante la última semana sobre el sur de la provincia de Buenos Aires mejoró la condición de humedad de los lotes y el estado de los caminos, permitiendo finalizar las labores de recolección de girasol para la presente campaña”, informó la entidad.

La trilla avanzó 4,2 puntos porcentuales sobre el área apta implantada (1.627.000 hectáreas), principalmente sobre las regiones del Sudoeste de Buenos Aires-Sur de La Pampa y Sudeste de Buenos Aires. De esta manera, la producción alcanzada esta campaña superó en un 32% a la anterior y en un 17% al promedio de los cinco ciclos previos (que se ubicó en las 2,83 millones de toneladas).

El rendimiento promedio nacional obtenido fue de 20,3 quintales por hectárea, uno menos que en 2015/16, producto del déficit hídrico que afectó los núcleos girasoleros del NEA y del sur bonaerense durante las etapas de floración y llenado de grano.

Durante la última semana, las labores se concentraron en las localidades de Coronel Suárez, Miguel Riglos, Salliqueló y Pigüe, con rendimientos que oscilaron entre los 13 y 25 quintales por hectáreas, con un rinde medio regional de 20,4 quintales por hectáreas.

“Si bien pueden restar lotes puntuales implantados en fechas tardías, comprometidos en mayor medida por anegamientos en ambientes bajos, la cosecha de la oleaginosa finalizó con un volumen acumulado regional cercano a las 825.000 toneladas”, señala en su informe la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

“El estado de los lotes durante las etapas vegetativas fue óptimo, pero la falta de humedad durante las etapas críticas del ciclo fenológico afectó al potencial de producción, logrando rendimientos con gran heterogeneidad”, añade el informe.

En lo que respecta a la región del Sudeste de Buenos Aires, que concentró el 21% de la superficie implantada a nivel nacional, la cosecha de girasol se concentró sobre la región costera y avanzó sobre los últimos lotes implantados en fechas tardías en las localidades de Necochea, Lobería y Micaela Cascallares.

La BCBA resaltó que el déficit hídrico registrado en dicha sector durante el comienzo del verano impactó con mayor fuerza a los lotes que se encontraban en la etapa de llenado de grano, a diferencia de la región del sudoeste bonaerense.

Por esta razón, el rinde promedio se ubicó en 20,6 quintales por hectárea, un 13% inferior al logrado en el ciclo previo (23,6 quintales por hectárea), con una producción total de 730.000 toneladas, lo que representó el 22% de lo obtenido a nivel nacional.

Hay que destacar que los mejores rendimientos se concentraron en las regiones PAS del Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires con 24,3 quintales por hectárea; Núcleo Sur, 23,8 quintales por hectárea; Núcleo Norte, 22,6 quintales por hectárea; Centro de Buenos Aires, 22 quintales por hectárea, y Sur de Córdoba, 20,8 quintales por hectárea.