El analista de granos Enrique Sarthes habló con ediciónrural.com tras la fuerte baja que sufrió la oleaginosa en el Mercado de Chicago y analizó el último informe del USDA. “Todoseguirá cambiante hasta que se defina la cosecha sudamericana”, explicó. Además, dijo que los valores actuales “se acercan al precio más razonable”.

Los futuros de soja abrieron la jornada en caída ante el último reporte del USDA, el cual resultó alcista para los stocks finales mundiales de cada producto en comparación a lo esperado por los operadores. Al respecto, Sarthes dijo que “la oleaginosa baja con la excusa de la suba en la producción del USDA, además del pronóstico de lluvias en el Mato Grosso del Sul”. Y amplió: “Hay que tener presente que el saldo exportable de Estados Unidos está comprometido y puede existir un rebote en algún momento. De cualquier manera, todo ésto va a estar sujeto a la manera en que evoluciona el clima en Sudamerica. Hasta enero o febrero la incógnita no se va despejar y los precios seguirán volátiles”.

Tras alcanzar el precio récord de 650 dólares hace pocos meses, los valores de la soja cayeron más de 100 dólares. Para el analista, lo que se da es “razonable”. “Los precios récord eran extraordinarios. Lo de ahora es normal, al menos lo que pasa en Chicago. Acá todavía estamos con tirantez. Cuesta sacarle la soja de las manos a los productores”, explicó.

En cuanto al atraso en la siembra, Sarthes señaló a ediciónrural.com que “todavía se puede esperar”. “La soja tiene tiempo y el maíz va a ser de segunda, pero no todo está perdido”, concluyó.

Edición Rural/Bolsa de Cereales