“El gobierno está empeñado en controlar las variables que ellos mismos distorsionan”, dijeron desde la Mesa de Productores de Leche.

El productor tambero se ve afectado por la falta de precio interno y las retenciones (regulaciones y controles) a la exportación láctea, por la necesidad del gobierno de corregir los desequilibrios económicos que genera la emisión monetaria y la tónica inflacionaria, indicó hoy a DyN el secretario de la Mesa Nacional de Productores Lecheros (MNPL), Manuel Ocampo.

tambo_09

En ese sentido, objetó la política oficial que “posibilitó la desaparición de 150 frigoríficos exportadores, que la lechería no crezca en volumen en los últimos 15 años, la merma en el número de tambos y la pérdida de mercado externos a manos de países vecinos que crecen entre un 40 y 60 por ciento. Sin beneficiar al consumidor, que paga precios internacionales por sus alimentos”.

“Se generan desequilibrios económicos a partir de apostar al consumo a través de la emisión monetaria y en contra de la productividad, donde se requiere inversión para crecer; luego para controlar la suba de precios se busca regularlos a través de las retenciones (controles, aprietes y regulaciones), lo que termina en una decadencia del sector productivo sin que (el) consumidor consiga pagar barato”, evaluó Ocampo.

Para sostener la necesidad de contar con medidas que atiendan la crisis que experimenta el sector lechero, el referente de la MNPL refirió a esta agencia que “hoy el kilo de queso de primera marca está $ 160, equivalente a unos $ 16 pesos por kilo de leche y allí el productor recibe $ 3, valor que está por abajo del costo de producción, ya que debería recibir al menos $ 4”.

Por ello Ocampo objetó que los mecanismos oficiales empleados para atender los efectos del costo de vida y la emisión monetaria sean a través “del control de valor de los alimentos, las tarifas y la energía, destruyendo un sector detrás de otro por este desequilibrio”.

Manifestó además que “al tambero no se le incrementan sus precios desde hace un año: producto de la combinación de Precios Cuidados y precios controlados. Lo que llevó a las dos principales industria a perder una 500 millones de pesos anuales y otra casi unos 300 millones en el primer trimestre”.

Según Ocampo, “hay las plantas industriales están pagando 3,20 pesos por litro de leche cruda con el anuncio de un futuro recorte del 10 por ciento de caída (en los próximos meses)”.

“Frente a este descontrol, a esto se le suma una caída del precio internacional” de los valores lácteos, indicó.

El secretario de la Mesa Nacional de Productores Lecheros refirió que “el gobierno está empeñado en controlar las variables que ellos mismos distorsionan y esta es una ecuación que no tiene solución: no quieren solucionar los problemas”.

“Quieren disimular los problemas con distorsiones y allí los eslabones más débiles de la cadena láctea son los productores, yo no diría los consumidores”, dijo a DyN.

Bolsa Cereales