La carne subió hasta un 62 por ciento en los últimos tres años. La cifra se desprende de un estudio del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina.

Carnes

Según Moreno, alimentos como  ése; el pollo; el pescado y el cerdo cuestan lo mismo hace años. “Si la carne no sube hace tres años, ¿de qué inflación estamos hablando?”, lanzó el secretario de Comercio Interior , Guillermo Moreno, durante una entrevista que concedió el domingo a un diario, y despertó el malestar de todo el arco opositor, además de los productores y consultoras privadas que miden la inflación.

Ayer, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, fue contundente en su respuesta: “La carne al consumidor sí ha subido; obviamente, en los últimos tres años. Vale lo mismo, pero con una inflación  al 25% anual”. Y recordó que “hoy en día la Argentina pasó de ser el tercer exportador mundial de carne al onceavo”.

En tanto, según un sondeo del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva) -que publica el diario La Nación- entre Octubre de 2010 y Septiembre de este año, los precios de los principales cortes vacunos y del pollo al mostrador acumularon subas que oscilan entre el 45 y el 62 por ciento.

De acuerdo a ese estudio, el lomo registró una suba del 62,5% en el último trienio; el asado un 53,7 por ciento -alcanzando un precio promedio en las carnicerías porteñas de 41 pesos-, seguido por el bife ancho que acumuló un alza del 46,2% y la bola de lomo un 45,9 por ciento.

El precio del pollo, otro de los alimentos que Moreno utilizó para defender la estabilidad de los precios, también subió fuerte en el mismo período analizado. De acuerdo al Ipcva, el kilo en Septiembre pasado cotizaba a 15,06 pesos, contra los 9,35 que costaba en Octubre de 2010, lo que implica una suba de 61 por ciento.