Un nuevo hecho de vandalismo ocurrió en las últimas horas en un campo con la rotura de un silo bolsa, y como no hubo sustracción de mercadería, el damnificado piensa que se puede tratar de un acto de intimidación.

silobolsa

La semana pasada, desconocidos destruyeron ocho bolsones (seis de maíz y dos de soja) en un campo de la localidad pampeana de Speluzzi, sin sustraer mercadería. Ayer a la mañana, el presidente de la Sociedad Rural de Cañuelas, José Butler, descubrió que uno de los tres silos bolsas con 170 toneladas de maíz que tenía en un campo alquilado de Máximo Paz había corrido la misma suerte.

“Cortaron la bolsa de punta a punta y el cereal quedó desparramado, pero no se llevaron nada. Suponemos que el ataque fue durante la noche, porque ayer (por el domingo) estuvimos allí y estaba todo normal”, dijo Butler en declaraciones a La Nación. Pese a señalar que es la primera vez que en la zona ocurre un hecho semejante, el productor lamentó la inseguridad que se vive. “No puede ser que alguien entre en un campo y haga lo que quiera. ¿Qué seguridad tengo de tener el maíz en un silo bolsa?”, se preguntó.

Butler ya le informó a la policía y hoy por la mañana efectuará la denuncia. “No dejaron huellas en el piso ni alambres rotos. Da que pensar; uno no sabe si es un acto de maldad. Pero hay un sector que está concientizado de que tenemos granos en los silos bolsas para retenerlo; en realidad lo guardamos allí porque no podemos sacarlo, porque los caminos están intransitables. Ese maíz ya lo tenía vendido”, señaló Butler.

Lo paradójico es que desde el Gobierno se achaca a los productores que guardan soja para no vender, pero en este caso la bolsa tenía maíz. Y en el caso de La Pampa, de los ocho bolsones destruidos, en sólo dos había oleaginosa.