Más de un millar de productores protestaron al costado de la ruta 9 en Sinsacate (a 60 kilómetros de la capital provincial) sumándose al reclamo del campo en nueve provincias para pedir cambios urgentes en la política agropecuaria ante la que consideran la “peor crisis económica de la última década”. Sinsacate fue uno de los puntos más duros de las protestas de 2008.

cadena 3

Con la presencia de dirigentes de Federación Agraria, Cartez (su titular, José Manubens Calvet fue uno de los oradores), Sociedad Rural y Coninagro, la protesta aglutinó productores de diferentes sectores, desde lácteos hasta cereales, incluyendo los frutihortícolas. El planteo generalizado es que hay un “claro desincentivo” a trabajar en el campo. En ese contexto, crece la idea de una protesta nacional.

Marcos Giraudo, presidente de Coninagro en la provincia, insistió ante LA NACION en que la situación “no da para más; está en un límite muy peligroso y debemos alertar a la sociedad”. Dijo que, desde hace tiempo, los productores vienen impulsando la protesta. “En Córdoba hay una producción extraordinaria de 32 millones de toneladas, la cosecha más grande de la historia, pero estamos al borde del quebranto”, agregó.

El titular de la delegación cordobesa de Federación Agraria, Agustín Pizzichini, coincidió en que la rentabilidad es nula. “No hemos visto nunca una situación así. Los productores nos están exigiendo una medida nacional”, dijo, aunque admitió “diferencias” en la Mesa de Enlace.

Entre los ejemplos de la “asfixia” que soportan los ruralistas comentaron que de una carga de granos de Río Primero al puerto de Rosario, el 72 por ciento se lo lleva el flete. “Nos queda el 30 por ciento cuando descargamos y de ahí hay que solventar todos los otros costos y vivir”, añadió Pizzichini.

Transportar un camión de maíz de Córdoba a Rosaria cuesta $ 10.000 de flete y la carga está valuada en $ 15.000. “La producción vuela y es récord, pero los costos y la inflación destruyen todo -señaló Giraudo. Compramos insumos a un dólar de $ 13,50 y nosotros lo recibimos a seis pesos”.

Para los productores del cordón verde cordobés la situación es igual a la de los del resto del país, la brecha entre lo que ellos reciben y el precio de venta al consumidor es “enorme”. Mencionan que cobran el kilo de papa $ 1,20 y en los súper está a nueve. “En Mendoza o levantaron el damasco porque les querían pagar un peso el kilo y lo vendían a 25 pesos”, agregaron.

Guillermo Biolatto, un tambero chico de James Craik (que aun así está fuera del esquema de subsidios) explicó que este año ya le bajaron dos veces el precio de la leche que entrega. “Hace un año que el valor está congelado y a la baja”, explicó.

En la rotonda de Sinsacate los ruralistas dijeron que el nivel de endeudamiento del sector se profundizó y aumentan las posibilidades de un corte en la cadena de pagos, con la consecuencia que podría generar sobre el empleo. La caída de precios internacionales, la presión fiscal y la inflación provocaron un “cóctel mortal”, advirtieron. Además, la dirigencia pidió que se reduzca la emisión monetaria, que se eliminen las retenciones y que se normalice el comercio de trigo y maíz.

Las expectativas de que el Gobierno los escuche eran nulas. “Siguen mirando para otro lado -dijo Giraudo. El rencor, el odio del 2008, sigue vigente”. Lamentó que un ministro “técnicamente dotado” como Carlos Casamiquela esté “sentado para jubilarse con sueldo de funcionario, que no haga nada”.

Por otra parte, en Santa Fe, hubo dos movilizaciones en el extremo sur de la provincia. En la intersección de las rutas A012 y 14, el encuentro fue presidido por el presidente de Federación Agraria, Omar Príncipe. “Los pequeños y medianos productores estamos trabajando a quebranto, pedimos políticas públicas diferenciadas”.

En el cruce de ruta 8 y 94 afiliados de Federación Agraria reclamaron la eliminación de ROE y retenciones cero para pequeños productores.

En la localidad bonaerense de Bragado hubo una concentración de productores convocados por la Sociedad Rural de Bragado y la de 25 de Mayo, ambas adheridas a Carbap. En Trenque Laquen, además, se concentraron cientos de tamberos frente a la planta de La Serenísima para denunciar la imposibilidad de “soportar una baja en los precios de la leche ya entregada”. A esta movilización se adhirieron comerciantes de Trenque Lauquen, preocupados por el impacto en la economía de la crisis lechera.

En tanto, en el Chaco una caravana de 380 camionetas, entre Avia Terai y Sáenz Peña, reclamó, entre otras medidas, la devolución inmediata de los créditos por IVA y una línea de crédito a tasa cero. La movilización fue organizada por la agrupación Hombres de Campo, recientemente constituida por pequeños y medianos productores.

Bolsa Cereales                                                                                                                                                         Foto Cadena3