Según un informe elaborado por Eduardo Sierra para  La Bolsa de Cereales de Buenos Aires se prevén “Precipitaciones en forma de tormentas severas, con granizo, vientos y aguaceros torrenciales, que se alternarán con franjas de escasa actividad meteorológica”.

lluvia

Además, se pronostican”fuertes oscilaciones térmicas, con calores extremos y marcados descensos de la temperatura, anegamientos en los campos bajos y desbordes de los arroyos, crecida de los grandes ríos y heladas tempranas a partir de fines de marzo”.

En lo que respecta a la campaña 2014-2015, que comenzará con la siembra de granos finos en otoño; “la perspectiva ha observado una significativa mejoría en el aspecto hídrico, ya que se perfilan lluvias abundantes en gran parte del área agrícola”.

No obstante, el riesgo de heladas tardías podría hacer perder parte de dicha ventaja, expresó Sierra, quien aseguró que “las irregularidades exhibidas por el agroclima durante las últimas campañas agrícolas tanto a nivel nacional como internacional, indican que no es prudente hacer cálculos exitistas”, y que debe dejarse siempre un margen de seguridad en las proyecciones productivas que se realicen.

En febrero, adelantó el especialista, que “las temperaturas máximas descenderán levemente, aunque continuarán observándose lapsos cálidos prolongados, especialmente en el ángulo noreste del área agrícola”.

“Las precipitaciones continuarán observando una distribución espacial muy irregular. El noroeste y el centro y el centro-este del área agrícola registrarán amplios focos con tormentas, con granizo, vientos y aguaceros torrenciales”, dijo Sierra.

Además, señaló que “el noreste del área agrícola recibirá precipitaciones de variada intensidad, alternándose franjas con valores abundantes con otras con registros moderados a escasos, al mismo tiempo que se producirán tormentas localizadas”.