El Gobierno empezó ayer a negociar modificaciones para la actual campaña 2011/2012 en el sistema de comercialización de trigo y maíz, fuertemente distorsionado por la intervención oficial.

Lo hizo a partir de una propuesta que elaboró la cooperativa Agricultores Federados Argentinos (AFA), y con ese fin convocó a una reunión a miembros de las bolsas de cereales, corredores de granos y actores de la producción.

El esquema propuesto por AFA apunta a terminar con los cupos para la exportación que, con cuentagotas, va otorgando el Gobierno.

Por el contrario, la iniciativa de la cooperativa consiste en dejar automáticamente un porcentaje de la producción para el consumo interno y al resto darle vía disponibilidad para su exportación. Es decir que los exportadores ya no deberán esperar a que se vayan abriendo los cupos sino que podrán competir directamente por esa mercadería, que formará una megacuota.

Así, supuestamente se evitarán en parte los descuentos en el precio que hoy aplican los compradores al no tener certidumbre sobre cuándo podrán vender al exterior trigo y maíz. En la propuesta original, AFA propuso que un 40 por ciento de la producción se destinara para el mercado interno y que el 60% restante estuviera libre para su exportación.
Para este último caso, los productores deberían contar con certificados emitidos por la AFIP y los exportadores tendrían que hacerse de ellos junto con la mercadería antes de embarcar.

Como hay zonas donde, como el caso del trigo, se encuentran alejadas de los molinos harineros o tienen mercadería de calidad exclusivamente para su exportación, una comisión conformada por integrantes del sector aconsejará los porcentajes que se destinarán para el mercado interno y la exportación.

“La reunión fue para ajustar la parte operativa [de la propuesta de AFA] y ver cuáles son los impedimentos”, señaló Oscar Solís, subsecretario de Agricultura.

Además de los actores de la cadena de granos, en el encuentro también estuvieron técnicos de la AFIP. Según Solís, la intención oficial es avanzar para empezar a aplicar este esquema en la actual campaña, 2011/2012.

Nuevo cupo

También el Gobierno concretaría la liberación de entre 2 y 3 millones de toneladas de exportación de maíz de la cosecha pasada.

En el maíz, los productores están alertas. Según un informe de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), este año los productores cobraron 50 dólares por tonelada menos de lo que deberían haber percibido. En total, transfirieron a otros sectores 1100 millones de dólares.

Según Néstor Roulet, presidente de Cartez, si sigue la distorsión con la nueva cosecha van a transferir aun más: US$ 1400 millones.

SRA