Nuevos registros de lluvias sobre sectores del NOA, NEA, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, San Luis y la franja norte de Buenos Aires aportaron humedad a los perfiles con un afecto positivo a nivel global para la soja. Así lo indicó hoy un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

soja

“Este fenómeno mejoró la oferta hídrica en un momento clave, con un 75% de la soja de primera en la fase crítica de llenado de grano y la soja de segunda transitando floración o diferenciación de vainas”, detalló el documento la entidad porteña.

En este contexto, la BCBA mantuvo la estimación de cosecha de soja proyectada en 58 millones de toneldas. “Se observó la presencia de plantas en zonas que acumularon agua durante períodos prolongados de tiempo”, señaló el informe.

Por otro lado, “se están realizando aplicaciones para proteger al cultivo del ataque de enfermedades, pero principalmente de forma preventiva y se observa una mayor presión de malezas difíciles de controlar como es el yuyo colorado”.

En tanto, en el NOA la soja de primera transita estadíos que van desde diferenciación de vainas hasta llenado de grano y las lluvias ocurridas durante esta semana proveyeron agua suficiente para mantener las condiciones de desarrollo favorables para el cultivo.

“A la presencia del picudo negro de la soja se le suma una presión creciente del complejo de chinches que podría afectar al cultivo de no ser controlada”, concluyó la BCBA.

Bolsa Cereales