Productores tamberos que mantienen frenada la producción en unas 30 plantas de Córdoba y Santa Fe, amenazaron con profundizar el conflicto si el Gobierno nacional no aporta soluciones a los problemas del sector.

Reclaman una compensación hasta fin de año para hacer frente al aumento de los costos de producción, que estarían por encima del precio que reciben por litro de leche, que es de entre  $ 1,30 y  $ 1,50 en promedio.

A pesar de que esperaban reunirse con Hernán Lorenzino, ministro de Economía, los productores fueron recibidos ayer por Augusto Costa, subsecretario de Mejora de la Competitividad, y Ariel Langer, titular de la Dirección Nacional de Competitividad, quienes serán los encargados de conducir las negociaciones.

De ese encuentro que se realizó en el Ministerio de Economía “nos fuimos con las manos vacías”, aseguró Julio Aimar, de la Mesa Nacional de Productores Lecheros (MNPL).

A partir de ayer, algunos tambos empezaron a tirar la leche que producen porque ya no pueden seguir conservándola.
La MNPL se manifestó decepcionada por “el incumplimiento de las promesas asumidas por las autoridades para atender las demandas del sector”, a quienes reclamaron que “aporten las soluciones necesarias y eviten la escalada del conflicto”.

Los productores de Santa Fe y Córdoba esperaban a última hora de ayer una convocatoria de los gobiernos provinciales que incluyera a los representantes de las grandes y medianas industrias lácteas, para mediar en un conflicto que estalló la semana pasada pero se insinúa hace meses.

Por su parte, los empresarios aseguraron hace una semana en el Ministerio de Agricultura que no están en condiciones aumentar el precio que pagan al productor, porque se ven afectados por la suba de los costos internos y la baja del precio internacional de la leche, considerando que el mercado interno no podría absorber el alza que necesitan.
Pero Juan Trossero, referente de los productores lecheros de Córdoba, explicó que los empresarios no trasladaron los aumentos que les autorizó la secretaría de Comercio Interior.

En Santa Fe, los tamberos mantienen frenada la producción en las planta de Saputo, en Rafaela; SanCor, en San Guillermo; Verónica, en Lehmann; Williner, en Bella Italia; Tregal, en Crespo; Manfrey, en la ciudad de Freyre; Verónica y Williner, en Suardi; Corlasa, en Esperanza, así como también de Milkaut, en Franck, y Pampa Cheese, en Progreso. En la provincia de Córdoba los bloqueos se mantienen en DPA y Noal, en Villa Nueva; Manfrey, en Morteros, y Saputo, en Tío Pujio.