En el marco de la Cumbre de la Industria Veterinaria (CIVA), la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios advirtió que la ganadería argentina pierde por año 28.000 millones de pesos por diferentes problemas sanitarios, mayormente generados por parasitosis controlables a través de la aplicación de correctos planes sanitarios.

Formosa ganadería 2

“En estos momentos de crisis en los cuales la rentabilidad de la producción está en juego, el uso de productos veterinarios con una correcta indicación va a lograr que se reduzcan los costos, que aumente la producción y que de esa manera mejore la rentabilidad de la ganadería”, aseguró el secretario de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (CAPROVE), Juan Carlos Aba.

La jornada, que reunió a más de 300 referentes del sector veterinario, fue abierta por el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), Ricardo Negri, quien llamó al cuidado de la sanidad sin descuidar que se trata de un tema que incluye “lo regional, los ecosistemas y las costumbres”.

“No nos olvidemos de cuidarnos de los temas de las resistencias, de los riesgos del cambio climático y de los incrementos de las trabas al comercio”, exhortó el funcionario.

En este sentido, la presidente de la Cámara, Mónica Bressi, destacó la importancia de la difusión de los planes sanitarios en todas las especies animales, bajo el concepto de “la sanidad animal y la salud de las personas es una sola salud”.