El ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, aseguró que el campo invirtió este año 50.000 millones de dólares, producto de las políticas implementadas por el Gobierno nacional.

dolar

En el marco de la asunción del nuevo presidente de Coninagro, el jueves pasado, Carlos Iannizzotto, Buryaile agregó que “el gobierno tiene cifradas esperanzas de que lo que hemos producido y enterrado este año, en 2017 va a demostrar con creces que no estuvimos equivocados”.

“El presidente de la Nación, Mauricio Macri, ha decidido que el motor de la economía es el sector agropecuario y mucho tenemos que agradecerle (a dicho sector) como sociedad al aporte que han hecho en momentos en que la inversión es el eje de la política económica: más de 50.000 millones de dólares puso el campo en juego este año respondiendo a los incentivos y la confianza que ha dado el Gobierno”, indicó Buryaile.

El ministro, que tomó la palabra luego de que el flamante presidente de la entidad agropecuaria diera su discurso en un salón colmado del microcentro porteño, remarcó que “este año no fue fácil porque estuvo signado por los cambios políticos y de enfoque hacia el sector rural” y agregó que el cambio en la política hacia el agro “está apoyado sobre cuatro patas fundamentales: el diálogo, la transparencia, la apertura del mercado y la libertad de trabajo, cosa que no estaba en la Argentina hace muy poco tiempo”.

“Tenemos cifradas esperanzas de que lo que hemos producido y enterrado este año, en 2017 va a demostrar con creces que no estuvimos equivocados, más allá de algunas críticas que puedan provenir de algunos sectores”, agregó el formoseño.

“Hoy claramente el resultado de la política lo demuestra en los índices de confianza y los indicadores económicos en el interior. Esto es ni más ni menos porque el resultado de esas políticas estuvo dado en un mayor ingreso al productor, una mayor inversión y una mayor generación de puestos de trabajo. Un 80 por cientomás de demanda de maquinaria agrícola en algunos rubros, un 26 por ciento en el caso de los tractores, 20 por ciento en el caso de fumigadores, por la tanto el sector agropecuario y el productor ha respondido con creces”, concluyó Buryaile respecto al tema.

Con respecto a la Ley de Semillas, tema que fue discutido en la comisión de Agricultura de las Cámara de Diputados el martes, Buryaile expresó que “en primer lugar, el productor tiene derechos, que es el uso propio y lo que estamos haciendo es acotando dicho uso propio gratuito por parte de los productores”.

“Al mismo tiempo, reconocemos la necesidad de garantizar la libertad de comercio y por eso hemos puesto la clausula que significa que la Ley es de orden público, por lo que ningún contrato puede estar por encima de la seguridad y de la libertad de trabajo en la Argentina. Esto ha generado en algunas empresas algún resquemor, pero el lugar donde se discute esto es el Congreso de la Nación”, declaró el funcionario en diálogo con la prensa.

Por último, indicó que la situación de la lechería mejoró por el incremento en los precios pagados al productor y la apertura de mercados, como el brasileño, aunque consideró que hubo un salto en los costos de producción.

“Vamos a avanzar en esta línea para tener una política consistente en transparencia de mercado”, concluyó.

Télam/CRA