Logo-FAA

Ante la crecida del río Paraná, que causó desbordes en la zona del NEA y amenaza en los próximos días con llegar a Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires, el Secretario Gremial de la Federación Agraria Argentina, Omar Príncipe, denunció que “el gobierno nacional no está haciendo nada ante la crecida del Paraná, que afecta a miles de productores”. La zona con mayores complicaciones es hoy la del NEA. En este sentido, el director Luis Andrusyszyn, director FAA en el Distrito 1, indicó que “las autoridades de Corrientes y Misiones están actuando tarde ante las inundaciones”.

El dirigente misionero informó que “algunos productores pudieron sacar algunos animales a tiempo, pero muchos otros, por falta de medios, no tuvieron esa opción. En las zonas costeras hay serias pérdidas, tanto de ganado bovino, equino, de cerdos, aves, pero también se vieron muy afectados los apicultores y horticultores de la zona”.

Andrusyszyn señaló que la última semana las autoridades de Misiones y Corrientes habían informado sobre el “posible arribo de una importante masa de agua”, pero cuestionó que no se hayan dispuesto mecanismos de asistencia directos a los productores. El director FAA adelantó que se iniciarán gestiones para que se garantice el sustento de los productores que han tenido pérdidas, y puedan continuar en la actividad luego de haber perdido gran parte de sus bienes.

El director federado denunció que “por lo único que se preocuparon fue por mantener a salvo las estructuras de las represas, pero de nosotros se olvidaron. Deberían haber movilizado recursos, botes o lanchas, para realizar una evacuación ordenada y a tiempo y no dejarnos desamparados. El descontento es muy grande entre los chacareros, porque una vez más nos tenemos que resignar a perder nuestro escaso capital”.

Asimismo, Andrusyszyn reveló que hay información sobre robos en las fincas afectadas. “Se produjeron ilícitos en chacras de productores mientras estaban desplazando animales para evitar el agua. La falta de presencia policial nos preocupa mucho”, dijo.

La próxima semana FAA hará una asamblea para analizar cuál es la situación y qué medidas tomar, de cara al futuro. “El mayor problema lo vamos a tener cuando se retire el agua y queden casas devastadas y chacareros sin posibilidad de volver a invertir por falta de recursos económicos”, finalizó Andrusyszyn.

El impacto de la suba del Paraná en otras provincias

Entre Ríos

El director Elvio Guía informó que se están sacando animales a tierra firme y aseguró: que “los problemas no se agotan con el momento de la crecida. Acá una vez que pase el agua vamos a necesitar alimentar al ganado. Si no existe la asistencia adecuada, los pequeños productores van a terminar malvendiendo sus animales. Nuestro trabajo será conseguir que se evacúe la mayor cantidad de hacienda, y en una segunda etapa tenemos que lograr que el gobierno esté a la altura de lo que necesiten los pequeños ganaderos. Por el momento, en la zona de Diamante, a pesar de que son tierras bastante altas, quedan 65 mil cabezas de las 88 mil totales, pero en las localidades de Victoria y Gualeguay se ha evacuado la mayor cantidad de hacienda”. Según datos de FUCOFA, en las zonas de islas entrerrianas hay -desde la zona de La Paz hasta la región de Ibicuy- existen al menos 580 mil cabezas de ganado.

Buenos Aires

En la zona de islas frente a la localidad de Villa Ramallo, están empezando a sacarse los animales. El presidente de la filial local FAA, Horacio Franzoni, informó que “en unos 15 días nos va a llegar la creciente. La provincia no ha hecho nada hasta ahora. La municipalidad sí; está reuniéndose con los vecinos y recomendando a los productores que ya vayan sacando la hacienda. La Prefectura y SENASA también están trabajando de manera correcta, generando la previsión necesaria para que no tengamos luego que lamentar pérdidas”. Respecto a la cantidad de ganado en riesgo en la zona de las islas acá frente a Ramallo y Villa Ramallo, el dirigente FAA dijo que se estima que hay unos 65 mil animales.

Santa Fe

Según informaron dirigentes de FAA de la zona de Villa Ocampo y Reconquista, “en crecientes anteriores de los últimos años se pudo dejar al menos algunos novillos en las islas, pero ahora habrá que hacer evacuación total, porque se trata de una creciente histórica”. En la provincia se estima en 250 mil la cantidad de cabezas en riesgo ante la crecida del río.

Chaco

El director Martín Spada denunció la inacción por parte del gobierno provincial. “La ausencia total de políticas por parte del gobierno ante las inundaciones ha hecho que los productores debamos afrontar solos este gravísimo problema. Al día de hoy, el Paraná subió unos cuatro metros y se espera para mañana que llegue a ocho. Los daños son muy graves porque los pequeños productores no tenemos posibilidad de afrontar los costos para traslado y hospedaje de los animales, con lo cual ya algunos están teniendo que vender sus rodeos”, señaló.