Las tres provincias que aportan el grueso de la producción agropecuaria argentina comenzarán a elaborar propuestas conjuntas que aspiran a modificar la política de destrato a la que sometió el kirchnerismo al sector rural en los últimos años.

tambo

Los ministros de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba se verán las caras hoy, unas horas antes de la reunión del Consejo Federal Agropecuario (CFA). Su prioridad será convencer al gobierno nacional de lanzar medidas en socorro de la lechería. El CFA es el ámbito donde todas las provincias deberían acordar políticas públicas para el agro con el gobierno federal, cuya representatividad ejerce el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela.

Como la próxima reunión de ese foro está agendada para mañana en la ciudad de Buenos Aires, hoy a las 17,30 se reunirán en la casa porteña de Santa Fe el cordobés Julián María López, el santafesino Carlos Fascendini y el bonaerense Alejandro “Topo” Rodríguez. El bloque de grandes provincias agropecuarias nació pocas semanas atrás, en Expoagro 2014. Allí los gobernadores de Santa Fe, Antonio Bonfatti; de Buenos Aires, Daniel Scioli; y de Córdoba, José Manuel de la Sota, firmaron un acuerdo de cooperación que ahora debería empezar a dar frutos.

En aquel momento llamó mucho la atención la posición de Scioli, quien a pesar de manifestar en público su lealtad a la gestión de Cristina Kirchner también viene marcando diferencias no tan sutiles. En materia agropecuaria, su ministro de Asuntos Agrarios incluso reclamó que sean revisadas las retenciones al trigo, para fomentar la siembra. Como contraste, a aquel acuerdo agropecuario había sido invitada a participar también la provincia de Entre Ríos. Pero su gobernador, Sergio Urribarri, finalmente se negó para no esmerilar sus chances de convertirse en candidato presidencial del kirchnerismo más duro. “La voluntad de nuestros gobernadores es que coordinemos políticas. Eso es natural en un sistema federal y muy necesario por nuestra pertenencia regional”, explicó Rodríguez, quien mantiene un inusual despliegue de reuniones con dirigentes agropecuarios. El bonaerense y sus pares de Córdoba y Santa Fe vienen de reunirse con la Mesa de Productores de Leche (MNPL).

El dramático panorama que trazaron los tamberos (sobre todo porque los precios no se actualizan y el sector resultó muy castigado por las fuertes lluvias) los convenció de poner manos a la obra. Frente a ese escenario, en cambio, el kirchnerismo permanece casi impávidos, como si el cierre de los tambos chicos fuera un proceso natural e inevitable. Fascendini adelantó que también pedirán a Casamiquela (con quien tienen buena relación aunque crean que hay temas de fondo no resueltos debido a la intransigencia de la Rosada), que ponga en marcha una regionalización del CFA. “Nos parece muy buena la idea que tuvo el ministro, porque así podremos trabajar en cuestiones comunes a nuestra región”, apuntó el santafesino.

Fuente: Clarín