* Según un estudio propio la provincia pierde más de 3.000 millones de dólares producto de la emergencia climática.

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) se refirieron a la situación de emergencia que atraviesan los principales partidos productores de Buenos Aires.

La entidad presentó los datos recabados entre sus sociedades rurales, que traducen en cifras las toneladas de soja y maíz perdidas por la sequía y los millones de dólares menos que esta merma representa para la provincia de Buenos Aires.

Alberto Frola, Presidente, Juan Balfour, Vicepresidente y Afredo Rodes, Director Ejecutivo de la entidad, presentaron en la Sala de Prensa, los resultados de un análisis sobre el impacto de la sequía en los partidos bonaerenses donde se concentra la producción de soja y maíz. Los datos se recogieron a través de una encuesta respondida por las Sociedades Rurales con relevamiento, por ejemplo, de los rindes promedios y las precipitaciones durante los últimos meses.

Los resultados arrojaron que la merma por efecto de la sequía y las condiciones de comercialización son del 25% en soja y del 45% en maíz, tomando como base la superficie sembrada. “Esta disminución significa 3.100 millones de dólares menos para Buenos Aires y 1.575 millones de dólares para el productor”, indicó Rodes. Y aclaró que, mientras se da esa pérdida millonaria para el sector productivo, “el Estado se lleva casi 2.500 millones de dólares por retenciones a las exportaciones de la cosecha excedente”.

Con relación al seguro obligatorio multiriesgo que impondrá el Poder Ejecutivo Nacional la próxima campaña, Frola opinó que “olemos que detrás de este seguro existe una gran caja y no queremos ser el pato de la boda del déficit que genera el derroche estatal de esos recursos”.

Según el dirigente, el gobierno debe revisar su política porque “no sirvió para proteger al productor, ni la mesa de los argentinos, ni mantener los precios bajos”. Por último Frola advirtió que “cuando las máquinas entren al lote nos vamos a llevar grandes sorpresas porque los números que se están anticipando no se ajustan a la realidad”.