En el marco de la 85ª ExpoRural de Santa Rosa, La Pampa, organizada por la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa, el presidente de CARBAP, Alberto Frola, sostuvo “esta muestra es una prueba mas de la capacidad creadora e innovadora fruto del trabajo y de la vocación productiva de los pueblos del interior. Un evento organizado por una entidad con 93 años de trabajo  defendiendo a los productores y mostrando el potencial productivo de la zona en eventos como el que hoy nos reúne aquí”.

Agregó Frola que “hoy en el campo continuamos  arrastrando las consecuencias de un conflicto que no buscamos y que no provocamos, pero que queremos afrontar a través del diálogo e interactuar con el gobierno nacional, ante el que vamos a insistir con nuestras propuestas, desde el convencimiento de que es el único camino posible para la construcción democrática de consensos, que es lo contrario de la fragmentación y las antinomias inconducentes. Lo que por suerte desde los gobiernos provinciales, tanto de La Pampa como de Buenos Aires, han entendido es que  el camino del dialogo es el único posible para la búsqueda real de la solución de los diversos problemas que afronta el productor agropecuario”.

Más adelante el titular de CARBAP señaló que “se quiere instalar en la sociedad que el campo tiene solucionados sus problemas. Es tan injusto decir esto como irreal decir que no hay productores, en algunas zonas con rentabilidades mejores. En estos tiempos cercanos a las elecciones estamos escuchando desde el gobierno nacional discursos que parecen más amigables con el sector agropecuario. Pero permítanme afirmarles que no alcanza solo con palabras; es fundamental restablecer la confianza. Si persisten los impedimentos a las exportaciones y los perjuicios a los productores impedidos de comercializar su producción esto va a ser imposible. El asistencialismo tampoco es bueno en el campo, necesitamos políticas claras a largo plazo para poder invertir y para que vengan inversiones sustentables y sostenibles en el tiempo y no meros especuladores económicos”.

También Frola se refirió al Plan Estratégico Agroalimentario, diciendo que “la presidenta presentó hace unas semanas el Plan Estratégico Agroalimentario, que apunta a llegar a los 160 millones de toneladas de granos en el 2020, pero que entre sus metas también esta la de llegar a exportar un millón de toneladas de carne vacuna en el 2020. Quiero decirles con toda claridad, y le solicito al Sr. Gobernador que les trasmita a las autoridades nacionales, que ya hubiéramos llegado y superado  esas metas si en el 2006 no se hubieran intervenido las exportaciones y no se hubiera atacado  a la ganadería como lo hizo este gobierno. Y que les trasmita también que pueden aspirar, y es loable que en el 2020 lleguen a los 54 millones de cabezas dentro de 9 años, pero que recuerden que cuando iniciaron sus períodos de gobierno, en el 2003, la Argentina había 56 millones, 2 más que la meta fijada para dentro de 9 años.

Dirigiéndose a las autoridades presentes Frola dijo que “es importante que de la misma manera les trasmita que es muy dificil llegar a esas metas con las exportaciones cerradas y productores que no pueden vender su trigo ni su maíz por las absurdas políticas aplicadas. Que le pregunten a también a las autoridades nacionales cómo pretenden que el productor lechero produzca más cuando son castigados con la baja de precios por el sólo hecho de ser eficientes y haber producido en el último año un 15% mas. Si el productor invierte y produce más, y como corolario se le baja el precio, no solamente será difícil aumentar las exportaciones y proveer divisas al estado, también será difícil sencillamente producir”.

Refiriéndose a la realidad pampeana, Frola expresó: “La Pampa es una de las provincias testigo y víctima de las consecuencias que tienen las políticas que aplica el Gobierno. Lo cierto es que el descalabro que nosotros venimos denunciando desde hace años hoy es una realidad innegable. Las caídas en el número de cabezas en la provincia significan menos transporte, menos inversión en insumos veterinarios, menos consumo en general, lo que impacta con fuerza en las economías del interior en las cuales las actividades del campo tienen una gran influencia.

Cierto es que la sequía no ayudó, y además acentuó la disminución de la producción. Pero hay que tener bien en claro que de haber existido condiciones de rentabilidad y normas de juego claras, en la actualidad existe tecnología que podría haber reducido los efectos de la sequía en gran medida. El problema de fondo no es técnico, no es climático, no es económico, es sin lugar a dudas político”.

Por último, Frola hizo un llamado al compromiso y la participación señalando que  “el mundo que crece a razón de mil millones de habitantes cada diez años, es un mundo demandante de cada vez mayor cantidad de alimentos que debemos producir. Esto ofrece posibilidades para el desarrollo de la Argentina y el crecimiento de los pueblos y del país en su conjunto. Este es el desafío que tenemos que asumir, y los productores estamos dispuestos a hacerlo si nos dejan, si nos lo permiten, si nos dan las posibilidades a través de un marco de confianza, de reglas claras, de políticas estableces, podemos contribuir al desarrollo nacional. En un marco de solidaridad, legalidad y transparencia, estamos seguros que podemos hacerlo. Cómo no vamos a estar seguros si nosotros somos la expresión cabal del campo argentino y de nuestros pueblos del interior. Es por eso que quería remarcar hoy la idea sobre la cual quería motivar a la reflexión,  y tiene que ver con dejar de lado la coyuntura, los nombres y apellidos, las ideologías políticas y centrarnos en las ideas, en los proyectos comunes en serio, en la necesidad de seguir creciendo como país para poder emprender ese camino de progreso que nos permita llegar a tener ese sentimiento que describen quienes viven en países donde existe un rumbo positivo: el entusiasmo de saber que nuestros hijos van a habitar un país mejor que el que habitamos nosotros”.

Frola cerró su discurso expresando que “desde CARBAP pensamos  que la sociedad está pidiendo superar un país crispado, para pasar a un país de más dialogo, de mayores consensos, de mayor nivel de integración y atención entre la política y los legítimos reclamos de cada sector. Nosotros estamos dispuestos a hacer nuestro aporte en la construcción de estos consensos; estamos dispuestos a colaborar, a sumar y a no restar, porque entendemos que los argentinos tenemos la responsabilidad de multiplicar y de no dividir. Dialogo es consenso, no transar con horizontes mezquinos. Seguramente tendremos que sumar nuestras voluntades para hacernos escuchar, y decimos, sin soberbia, con humildad, que si nos dejan, podemos ayudar a abrir la huella del camino al desarrollo que queremos sobre los pilares irrenunciables de la solidaridad, la legalidad, la transparencia y el bienestar general “.

CARBAP