La Mesa de Enlace Agropecuaria realizó hoy una protesta de tamberos frente al Ministerio de Agricultura con una convocatoria para todo el país en reclamo por una mejora del precio en tranquera, y regaló leche a los vecinos que se acercaron a la manifestación.

En un comunicado, la entidad señaló que “el Gobierno sigue emparchando, sin implementar una política agropecuaria seria que permita contener a los productores, especialmente a los pequeños y medianos, dándole rentabilidad y mejores condiciones”, señaló el comunicado de la Mesa de Enlace Agropecuaria, integrada entre otros por la Sociedad Rural Argentina, que preside Luis Miguel Etchevehere.

Vaca

Por su parte, el presidente de FAA, Eduardo Buzzi, señaló que “le vinimos a mostrar al Ministro Yauhar cómo es una vaca; puede verla ahora o por ahí la ve mañana en los diarios, y también a expresarle los problemas de los tamberos, añadiendo que “tiene que dejarse de bastardear al Ministerio que tantos años nos costó conseguir”.

“Él tendría que entender la gravedad de la crisis que viven los tamberos, enterarse de que hay una situación de sequía espantosa en todo el país, y los reportes son cada día peores; anoticiarse que aumentan los costos de los productores ganaderos y tamberos, y de todo esto parece no estar enterado. Muchas veces hemos hecho protestas en el interior, donde están las cuencas; pero no hemos sido escuchados, entonces vino una delegación de productores lecheros a Buenos Aires para que sea visible, no sólo para el Ministro sino también para la sociedad en general. Deben conocer el malestar de los productores que cobran $ 2 por litro de leche, que hace tres años están trabajando más o menos al mismo precio, mientras el consumidor vio pasar la leche de $ 4 a los $ 8 actuales”, sentenció Buzzi.

El presidente de FAA también señaló que “lo que precisamos los productores es que tengamos precio sostén o compensatorios, de manera que tenga sentido levantarse todos los días a las 5 de la mañana para ir a ordeñar, seleccionar genética, pagar salarios y seguir viviendo en el interior, construyendo posibilidades para nosotros y para nuestros jóvenes que quieren un futuro en el interior. Para eso hacen falta políticas racionales, políticas de gente que esté a la altura de las circunstancias y que tenga vocación de resolver problemas y no solamente actitud de ser instrumento de un proyecto político mentiroso, corrupto y que claramente le da la espalda al conjunto del pueblo argentino, al interior y a los productores, y que viven especulando con cargos políticos, como sucede lamentablemente con el señor que ocupa hoy este Ministerio que está bastardeando la figura del Ministerio de Agricultura de la Nación, que tantos años nos costó conseguir”.

Consultado acerca de la brecha entre el precio que percibe el productor y el que paga el consumidor, dijo que “hay una tremenda distorsión y una situación de quebranto para los productores. La diferencia se la queda la intermediación, el Estado a través de impuestos, la comercialización (que se queda con más del 40% del mix de productos), aquí ubicamos a los 7 u 8 grandes hipermercados, amigos todos de Guillermo Moreno. Por lo tanto, el Estado nacional con los miles de millones de dólares que ponemos los productores debería fijar un precio mejor y compensar el precio al tambero, o hacer que aquellos grandes hipermercados terminen trasladando parte de las ganancias a los productores y no se las queden los que hoy son beneficiarios de las políticas de este gobierno, o sea las corporaciones concentradas de comercialización de alimentos”.

Sobre la nueva reunión de la mesa de diálogo convocada por el Gobierno, a la que se excluye al sector, Buzzi señaló que “evidentemente para la Presidente no somos ni los pibes que alcanzamos la pelota, y eso es dramático e increíble en un país en el que nuestro sector tiene tanta importancia. Nosotros mostrábamos, justo cuando se hizo la primera reunión en Río Gallegos, que hay un grupo que quedamos fuera de la convocatoria. ‘Casualmente’ somos los que le molestamos a este gobierno: la dirigencia agropecuaria (que representamos legítimamente a los productores genuinos), la CGT de Moyano, la CTA de Micheli, o sea con los cuales la Presidente claramente tiene resentimiento, tiene revanchismos, de modo que nos dejan afuera mientras están tratando de reconstruir situaciones que en la Argentina están muy deterioradas, como la competitividad, cómo hacemos para seguir produciendo. Es inverosímil que se nos destrate de este modo, teniendo en cuenta que somos parte de la solución y no el problema”.