* Una cooperativa de artesanos, vinculados al INTA, presentó la fieltradora a tambor. Esta tecnología reduce los tiempos de ejecución y aumenta la productividad.

Artesanos de la Cooperativa Pampa de Olaén –Punilla, Córdoba–, desarrollaron una herramienta pensada para pequeños productores vinculados a la cadena lanera que facilita el procesamiento del vellón en forma artesanal. La fieltradora procesa lana lavada y peinada de manera industrial como tratada artesanalmente.
Sandra Ledesma, responsable del Proyecto Integrado Innovación Productiva y Organizacional para la Equidad Social del INTA, expresó que el rol del organismo en estas iniciativas es el de generar espacios de encuentro entre artesanos, técnicos y consumidores debido a que “emprendimientos como estos contribuyen a poner en valor las innovaciones técnicas que, personas vinculadas al INTA en el territorio, hacen para mejorar los procesos técnicos productivos”.

Esta herramienta permite el amasado repetitivo del vellón humedecido con agua caliente y jabón. “La fricción del amasado, la modificación del pH con el jabón más la temperatura elevada del agua provocan que la fibra se fieltre”, explicó Horacio Jáuregui Lorda, artesano textil,  capacitador en hilados artesanales y miembro de la cooperativa.

Luego del lavado de la lana, el fieltrado proporciona al paño logrado una textura, acabado y apariencia gruesa, compacta y fuerte. Además, Rocío Gómez Zalazar, integrante del microemprendimiento Textiles Doña Añada, explicó que “esta tecnología innovadora permite tanto el amasado de piezas planas como obras con volumen como pantuflas, boinas, sombreros e indumentaria”.

Jáuregui Lorda, “en promedio se disminuyen hasta en un 20% los tiempos, lo que significa un aumento en la productividad sin afectar la calidad y el diseño”.

Esta fieltradora reduce significativamente los tiempos de ejecución de una pieza. Según Jáuregui Lorda, “en promedio se disminuyen hasta en un 20%, lo que significa un aumento en la productividad sin afectar la calidad y el diseño”.

El fieltro es un paño de lana no tejido con el que se elaboran mantas, alfombras, boinas y sombreros, entre otros. “Para llegar a un paño de buena calidad es necesario que una persona amase durante horas, según la prenda”, dijo la técnica del INTA, quien además señaló que al reemplazar el proceso manual alivia el esfuerzo físico.

La máquina posee una sólida estructura de aluminio y un tambor de PVC reforzado montado sobre un eje con rulemanes blindados. Además, en el interior tiene aletas impermeabilizadas, orificios de drenaje y una bandeja colectora de fluidos. La carga y descarga superior es fácil y permite fieltrar varias piezas simultáneamente. Sus dimensiones: 104 centímetros de largo, 41 de alto, 39 de profundidad y 20 kilogramos de peso.

INTA