Biogénesis – Bagó, la Sociedad Rural Argentina y La Rural Predio Ferial de Buenos Aires organizaron la jornada “Miradas 2011. Una Mirada Regional de la Producción Ganadera”.

Ante un auditorio de más de 400 personas, entre los que se encontraron autoridades nacionales e internacionales; productores; médicos veterinarios; empresarios; medios de comunicación; los productores ganaderos Ing. Fernando Fortuny (Vicepresidente de Las Lajitas S.A.-Argentina); Ing. Luis Saavedra (Propietario de Hacienda Nelorí- Bolivia); Ing. Luciano Vacari (Superintendente de ACRIMAT- Asociación de Criadores del Mato Grosso-Brasil); Ing. Carlos Pedretti (Gerente General de Ganadera Alborada-Paraguay) y el Ing. José Bonica (Presidente de la Asociación Rural de Uruguay) dieron un panorama de la producción ganadera en sus países y reflejaron el impacto que tiene el sector pecuario en la economía y en toda la sociedad a nivel nacional y regional.

Los cinco productores coincidieron en el potencial que posee la región para consolidarse como principal productor de proteína animal para el mundo, destacando la necesidad de producir de manera sustentable; de incorporar tecnología; de eliminar las barreras sanitarias (erradicación de fiebre aftosa en todo el continente) y de desarrollar un compromiso social, destacando los beneficios que genera el sector para el conjunto de la sociedad, entre otros aspectos clave.

“En el marco de la 125 edición de una exposición que es el principal espacio de encuentro del sector y de vinculación entre el campo y la ciudad, desde Biogénesis – Bagó, una empresa regional, de más de 70 años de trayectoria en salud y productividad animal, y junto a la Sociedad Rural Argentina y La Rural Predio Ferial, concebimos, en el año 2007 este espacio denominado Miradas del Campo. Este año, motivados por el contexto actual en el que la región de América del Sur es la productora de carnes de calidad número uno del mundo y continúa consolidándose como tal, decidimos darle a esas Miradas un enfoque regional, comentó Guillermo Mattioli, Director de Biogénesis – Bagó.

Para iniciar la jornada, el Ingeniero Agrónomo José Bonica, Presidente de la Asociación Rural de Uruguay, administrador de empresas arroceras – ganaderas y consultor privado, expresó que “sentimos que la sociedad no valora lo que representa el sector”. Luego, presentó datos de la producción agropecuaria uruguaya, destacando que en los últimos 8 años tuvo un crecimiento del 36%. A su vez habló del efecto difusión del sector sobre las economías del interior del país, haciendo referencia a que “si al campo le va bien, a la sociedad también”.

“El sector agropecuario es el que presenta mayores efectos difusión sobre la economía en su conjunto en comparación con el resto de las actividades productivas”. Además, señaló que este efecto también se refleja en la generación de empleos directos e indirectos y que los multiplicadores del sector agropecuario, considerado en su etapa primaria, son algo superiores al de otros sectores de la economía. “Es decir que por cada unidad demandada en el sector, se multiplica tres veces la producción en la economía”.

Los casos de Paraguay y Bolivia

Luego, el Ing. Carlos Pedretti, Gerente General de Ganadera Alborada y Presidente de la Asociación Rural del Paraguay, compartió datos sobre la producción ganadera en Paraguay, un país con un stock vacuno de 12, 6 millones de cabezas, una participación del 12% en el PIB y con la posición número 9 como exportador mundial de carne.

Como productor, describió su esquema productivo, haciendo hincapié en el modelo de integración agrícola- ganadera que implementa donde considera las características del ecosistema; se utilizan apropiadamente los recursos naturales y las mejores tecnologías disponibles y se realizan cultivos seleccionados bajo buenas prácticas, lo que da origen a una producción de granos y forrajes conservados de alta calidad de forma sustentable y eficiente.

“Los avances que estamos logrando en nuestra ganadería, fueron obtenidos en base a la aplicación de tecnologías adaptadas al ecosistema que caracteriza cada zona”, señaló. Luego, habló de su política de recursos humanos y de responsabilidad social. Ganadera Alborada emplea en forma directa a 170 funcionarios y cuenta con 30 contratistas que emplean a más de 100 personas para diversas tareas tercerizadas. Su integración con la comunidad se refleja mediante programas con líderes campesinos para promover el cultivo de maíz e impulsar el deporte.

Por su parte, el Ing. Luis Saavedra, Propietario de Hacienda Nelorí, Presidente de la Federación de empresarios privados de Santa Cruz y de la Fundación de Educación IDEA, demostró el potencial ganadero de un país con enormes áreas de vocación pecuaria, con un stock de 6.5 millones de cabezas y una población de 10 millones de habitantes. “La agricultura y ganadería son soporte de la economía boliviana”, señaló. Luego planteó desafíos para la producción como erradicar la fiebre aftosa; lograr una productividad y competitividad -tarea conjunta de los sectores público y privado-; generar mercados externos y considerar la sostenibilidad ambiental.

Uno de los ejes del éxito de su emprendimiento Hacienda Nelorí es su modelo de gestión estratégica que traspoló de otros negocios de los que proviene, que se basa en producir carnes de calidad a bajo costo, considerando aspectos como: definir misión y visión y una estrategia competitiva; transformarlas en objetivos globales y estratégicos; establecer responsabilidades; fijar los indicadores de desempeño; definir políticas y herramientas de gestión; revisar las acciones estratégicas; monitorear el entorno para anticiparse a los cambios. “Siempre guiados por mantener a los empleados motivados, capacitados y comprometidos, con procesos fluidos y clientes satisfechos; estableciendo indicadores que permitan medir la productividad y eficiencia y teniendo una gerencia participativa”.

 

Las experiencias de Brasil y Argentina

 El Ing. Luciano Vacari, Superintendente de ACRIMAT, planteó la necesidad de armonizar la producción con el ambiente, afirmando “hay que producir más con menos”. Inició su presentación realizando una reseña historia de la evolución de la ganadería brasilera, hasta convertirse en lo que es hoy; un actividad modelo para el mundo. En cuanto a Brasil, habló de crecimiento del stock vacuno que fue de un 25 % en los últimos 5 años (stock 2008: 200 millones de cabezas), y de un 3 % del área de pasturas. Agregó que esto se logró por la incorporación de tecnología a los sistemas productivos, respetando el medio ambiente.

También el Ing. Vacari planteó desafíos para la producción ganadera brasilera: el primero, la sustentabilidad. En este sentido, describió las áreas de reserva legal que existen hoy en Brasil, las cuales se deben respetar a la hora de producir. “Un país que produce el volumen que produce no puede ser acusado de no cumplir con las pautas sustentables”, señaló. Otro desafío que planteó es el de mantener la renta para poder adquirir tecnología, mejorar la genética, recuperar pasturas y transformar estructuras. Por último, hizo referencia a un desafío para toda la región que es erradicar la fiebre aftosa, a través de medidas públicas de control y vigilancia y de herramientas como la vacunación. “En Brasil, por la gran producción, tenemos barreras proteccionistas disfrazadas de sanitarias. Debemos solucionar esto para poder acceder a nuevos mercados”, sostuvo.

El cierre de la jornada estuvo a cargo del productor argentino, Ing. Fernando Fortuny, Vicepresidente de Las Lajitas SA, una empresa agropecuaria familiar de más de 25 años; Presidente de la Sociedad Rural Salteña y Director de las Asociaciones de Braford y Brangus. El Ingeniero Fortuny se refirió la zona donde produce, el noroeste argentino, describiéndola como una región con un mercado que hoy cubre el 70% de sus necesidades con importaciones extra-regionales; con capacidades internas ociosas, que eroga recursos en desmedro de dinamizar economías regionales y necesita los puestos de trabajo de la cadena productiva y de servicios y con un esquema productivo agrícola que será más sustentable concretando el potencial ganadero de la región.

A su vez, manifestó que existen nichos, socio ambiental y productivo -regional, así también capacidades (la agricultura, que posibilita el crecimiento y perfeccionamiento tecnológico en los sistemas, genera capacidad de inversión y ofrece estabilidad; los recursos humanos y la propuesta tecnológica) y que está la tecnología para desarrollar la actividad ganadera en el NOA.

Luego se refirió al planteo productivo en su establecimiento, Las Lajitas S.A. destacando las prácticas de inversión, incorporación de tecnología y de integración con la comunidad. Por último, apeló a todo el sector: “los empresarios de la región tenemos una ineludible e impostergable responsabilidad social y ambiental, porque la sustentabilidad de la región tiene tres patas: social, ambiental y económica). Por todo esto, debemos trabajar mancomunadamente empresarios, entidades intermedias, instituciones académicas y de investigación, sumando a los gobiernos provinciales y nacional, para que entre todos construyamos una Argentina más federal, más justa y con un nivel de desarrollo armónico en lo social, en lo económico, en lo impositivo y en infraestructura”, culminó Fortuny.

Prensa La Rural