El Ing. Agrónomo Cristian Jetter, docente de Admite Arroz, disertó el viernes pasado en el Special Rice de Agritechnica 2013 e hizo foco en las Buenas Prácticas Agrícolas, la optimización de los recursos hídricos, la Siembra Directa y la tecnología de procesos, como elementos claves dentro de los adelantos del cultivo del cereal en la Argentina.

agritecnica

“La política de trabajo de Buenas Prácticas junto con la Siembra Directa permitió pasar de 13 mil metros cúbicos de agua por hectárea –que se utilizaban hasta hace 10 años atrás– a 10 mil metros cúbicos por hectárea en la actualidad. Lo que fija un ahorro del 30% del recurso hídrico utilizado. Esto significa también que podemos sembrar un 30% más del cereal en nuestras arroceras, con un aumento de rendimiento”, sintetizó el Ing. Agr. Christian Jetter, presidente de la Asociación Correntina de Plantadores de Arroz y docente de Admite, en el marco de su participación en el Special Rice, espacio de Agritechnica 2013 dedicado, en exclusiva, al cultivo de arroz.

Admite Arroz, la propuesta innovadora de capacitación en maquinaria agrícola, aprovech el Special Rice para mostrar el desarrollo logrado en la Argentina. El origen de la participación se debe a que la DLG (Sociedad Alemana de Agricultores) invitó, por recomendación de los organizadores de ADMITE y Expoagro, a uno de los técnicos del programa de capacitación, Christian Jetter, como uno de los cinco consultores técnicos del mundo que ofrecen su experiencia en este nuevo sector.

El uso y aprovechamiento del agua como herramienta fundamental en la producción de arroz no fue el único punto destacado dentro de la intervención de Jetter. Sin duda, una de las técnicas innovadoras que más llaman la atención en el mundo es la Siembra Directa, aplicada al cultivo de este cereal. “Hace 10 años el arroz estaba en la lista de cultivos que no se podían hacer con Siembra Directa. En el mundo, se siembra en el agua pero nosotros hemos logrado, después de un trabajo junto con el INTA, que el arroz no pierda calidad si se cosecha en seco”, reveló Jetter en su exposición. En este sentido, el ingeniero correntino compartió los detalles del proceso al remarcar que “cortando el agua 15 días antes de la floración, el arroz no pierde calidad, el suelo se drena y se puede cosechar en seco, en una recolección similar a la de trigo”. Estos adelanto, preparan el camino para la Siembra Directa.

Según explica el especialista, actualmente en Argentina los avances en el cultivo de este cereal “están basados en la tecnología de procesos y no la de tecnología de insumos”. Justamente, “dentro de estos adelantos, está involucrada la Siembra Directa, y estamos convencidos de que los próximos cambios también van a ser enmarcados en la tecnología de procesos, como sembrar en fecha, con las condiciones apropiadas, etc”. A manera de ejemplo, utilizó la experiencia vivida en la provincia de Corrientes, donde implantar en fecha significó aumentar 1.000 kg. por hectárea el rendimiento. “Este año, el 99% del área de la provincia se sembró en la fecha justa, por lo que tenemos estimaciones optimas”, señaló Jetter.

Contexto productivo local

Jetter enmarcó su presentación en el escenario productivo de Argentina. “Los arroceros estamos convencidos y creo que el país tiene un enorme potencial para seguir creciendo en arroz” dijo, y de esa manera prometió a quienes estaban escuchando su disertación un desarrollo para el cereal posible de extenderse al mundo.

“La superficie que se siembra en la argentina es de 220 mil hectáreas, un numero que está creciendo lentamente, y que tiene una enorme dependencia de las lluvias, porque el 50% de ese arroz se realiza con agua que se almacena en represas”, sostuvo. Además, contó que el 100% del cultivo se realiza bajo riego artificial, “no hay cultivo de arroz en secano”, y que gran parte se lo hace en los suelos denominados “no agrícolas”, donde todavía no se ha encontrado un uso alternativo.

En Corrientes se siembra exclusivamente arroz, “no hemos encontrado un cultivo para la rotación, o sea que tiene una importancia enorme”, ya que el 70% de lo que se invierte para producir una hectárea queda en la región de producción. “Hoy se invierte aproximadamente U$S1500 ha/año, y más de U$S 1000 queda en la zona. Esa es una diferencia enorme con otros cultivos y máximo si tenemos en cuenta que el arroz en la argentina se produce en las provincias más pobres”, aseguró Jetter.