logo-SRA

En la provincia se registró un período de lluvias con condiciones de tormenta desde el jueves, con niveles que alcanzaron los 10 milímetros, en tendencia general, y en algunos casos entre 15 y 20 milímetros. Fue la primera vez que se generó un ambiente húmedo en el territorio desde otoño, según los especialistas, lo que “limpió” la atmósfera de partículas.

El nivel de agua que se acumuló en el suelo también descomprimió el mal ánimo entre los productores, quienes han retrasado hasta ahora el trabajo en campos de la campaña gruesa. Sin embargo, los especialistas consideraron que deben darse otras series de este fenómeno para poder revertir la sequía que afecta a la región. “Si las lluvias formaron parte de un proceso de normalización del ciclo hídrico, fueron buenas. Pero si pasan muchos días sin precipitaciones otra vez, volveremos a la misma situación (de seca)”, enfatizó César Lamelas, responsable de la sección Agrometeorología de la Estación Experimental Agroindustrial “Obispo Colombres” (Eeaoc).

El especialista, en esa posición, remarcó: “las lluvias son positivas, aún cuando no se traten de aportes importantes. Esto hace descomprimir la situación de la gente, del productor, y genera buenas expectativas”. El departamento de Trancas es una de las zonas más afectadas por la sequía. Según el último informe de la Estación Experimental Agroindustrial, desde el jueves hasta el domingo, en ese lugar cayeron 20 milímetros en general y fue la de mayor nivel. Luego se detectaron en distintos puntos del territorio tucumano medidas de entre 0,3 milímetro y 15 milímetros. “Para mí, fueron chaparrones. Cayeron de forma aleatoria.

Ayer (por el domingo) se registraron 80 milímetros en el sureste de Córdoba, en el área de la localidad de Laboulaye. Se presentó una masa inestable, que generó lluvias dispersas, y algunas de buen volumen. Pero no se extendió hasta Tucumán en la misma densidad”, explicó Juan Minetti, director del Laboratorio Climatológico Latinoamericano. El meteorólogo pronosticó que hasta fin de octubre, acontecerán condiciones calurosas y húmedas, con chaparrones de niveles superiores a los del último fin de semana.

El calor y el ambiente seco se extenderán hasta fin de año. “Es fundamental tener buenas lluvias para recuperar el perfil del suelo. Las que se produjeron este fin de semana no fueron importantes. Salvo los de esta tarde (por ayer)”, dijo el titular de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), Sebastián Robles Terán .

La Comisión de Embalse y Desembalse, que realiza un seguimiento de los diques en la provincia, decidió la semana pasada mantener la erogación para consumo humano, industria y riego, en los embalses de El Cadillal, en 7 metros cúbicos por segundo (m3/seg), y de Escaba, en 6 m3/seg.